Home / Blog / ¿Qué tanta información le cedes a Facebook?

    ¿Qué tanta información le cedes a Facebook?

    Facebook

    ¿Quién no conoce o ha oído hablar de Facebook? Un sitio web de redes sociales creado por Mark Zuckerberg, que nos permite estar en contacto con personas de diferentes países, amigos que dejamos de ver hace años, personas que comparten nuestros intereses, nuestras marcas o artistas favoritos y, sobre todo, que nos permite estar a la vanguardia con las noticias de último minuto.

    ¡Y pensar que todo comenzó como un proyecto universitario para que los estudiantes de Harvard pudieran intercambiar y compartir contenidos de forma sencilla por internet! El sitio fue tan popular e innovador que se extendió en poco tiempo hasta estar disponible a cualquier usuario de la red.

    Cuando la información es poder y dinero

    Diez años pasaron y Facebook se convirtió en la tercera página más popular del mundo, después de Google y YouTube, de acuerdo al sitio Alexa.com. Hoy en día, cuenta con más de 2 100 millones de cuentas en todo el mundo, y pronto se esperan más, ya que cada minuto se generan 100 mil solicitudes nuevas; pero no todo lo que brilla es oro, pues a pesar de su popularidad, ha sido muy criticado por su supuesta falta de privacidad.

    Veamos, si cada usuario tiene acceso a 5 mil amigos, puede entrar a 6 mil grupos, seguir 5 mil páginas y enviar hasta 15 mil mensajes, ¿te imaginas cuánta información podrías obtener de cada usuario? Pues Facebook ya lo sabe y, sin perder el tiempo convirtió toda esa montaña de información en millones de pesos.

    Facebook obtiene ingresos a través de la venta de espacios publicitarios, tal y como lo hace la industria del cine, las revistas, los periódicos, los sitios web, los uniformes de futbol o los espectaculares de las carreteras; solo que, a diferencia de los otros medios, Facebook dio un paso adelante y le ofreció a las empresas la posibilidad de segmentar sus usuarios: “Elige a las personas a las que quieres llegar”, anuncia en su sitio. De esta forma, un negocio puede asegurar que el 50 % de su público recuerde su anuncio y un 35 % efectúe una compra.

    Segmentación en Facebook

    Para conseguir esta segmentación, la empresa de Zuckerberg recaba información sobre el perfil de cada usuario, como sus intereses, los contenidos que les atrae, dónde están localizados, a qué tipo de lugares les gustaría ir a comer o a pasear, el tipo de eventos a los que asisten, quiénes son sus amigos, entre otras cosas.

    Cuando abres tu usuario por primera vez, debes responder a ciertas preguntas y ofrecer algunos datos bajo las condiciones de privacidad que cada uno elija; no obstante, Facebook sabe más de ti de lo que te imaginas. La información que registra de ti es tan extensa que es capaz de predecir tu personalidad, tus intereses políticos y hasta tu religión. ¿Cómo lo logra?

    Cada que entras a tu muro y le das Like a una foto, le pones “play” a un video, buscas a una persona, compartes las canciones que escuchas o los libros que estás leyendo, ves los post de algún amigo o confirmas la presencia en un evento, Facebook guarda toda esta información en su registro de actividades. Y no solo eso, también tiene registrada las coordenadas de tu cara para poder identificar de manera automática en qué fotos apareces; y sabe qué computadoras, celulares y tabletas utilizaste para entrar a la página, sin mencionar las fechas, horarios, los navegadores y la operadora del celular con el que te conectaste.

    Además de estos datos, registra rastros de navegación sobre el tiempo que permaneciste en cada página, la secuencia de clics que hiciste, los datos que colocaste en un formulario online, etc. Y que no te sorprenda si las fotos que compartes en tu perfil también llevan datos detallados sobre dónde estabas cuando las sacaste.

    Luego las empresas pagan para obtener esta información y crear campañas efectivas de publicidad. La información que una empresa puede obtener es la siguiente:

    • Datos demográficos: Edad, sexo, niveles de formación académica y cargos.
    • Gustos: Intereses, pasatiempos y productos que les interesa comprar.
    • Estilos de vida: Situación sentimental, ingresos y tamaño de familia.

    Estadísticas de público

    Si quieres descubrir qué es lo que Facebook sabe de ti, puedes entrar a la configuración de tu cuenta, y en la sección “General”, hasta abajo, encontrarás una liga que dice: “Descargar una copia de tu información”. En dicho enlace hay un archivo comprimido (.zip) donde puedes revisar toda tu actividad en esta red social distribuida en cuatro carpetas: fotos, videos, mensajes y html. En esta última encontrarás las empresas que tienen tu información de contacto debido a tus intereses registrados.

    Escándalo de Cambridge Analytica

    La inmensa cantidad de información que maneja Facebook ha hecho temblar a más de uno, por lo que se han desatado diversas polémicas sobre las terribles consecuencias que podrían ocurrir si estos datos cayeran en manos equivocadas. Para saber la respuesta, la Universidad de Cambridge, junto con la Universidad de Stanford, creó en el año 2013 un algoritmo para saber si era posible analizar la personalidad de cada usuario de Facebook.

    Para este experimento participaron 86 220 usuarios, de los cuales al 90 % de estos se les entregó un cuestionario de personalidad con 100 preguntas, para después comparar sus respuestas con los “Me gusta” de su muro de Facebook. A partir de esta información se creó un modelo con 5 diferentes tipos de personalidad.

    Para comprobar la funcionalidad de este modelo, al 10 % restante de los participantes, en lugar de pedirles que contestaran el cuestionario, se intentó predecir sus resultados a partir de sus “Me gusta” de Facebook. Como resultado, el algoritmo fue tan exacto que el nivel de conocimiento que se tenía de cada usuario era comparable, o incluso mejor, que el que tenían sus familiares o amigos cercanos.

    Los autores de este estudio creyeron que la aplicación positiva de este algoritmo podría ayudar a mejorar la vida de las personas, no obstante, Cambridge Analytica (empresa que usa el análisis de datos para desarrollar campañas para marcas y políticos) quiso aprovecharse de este experimento años después para interferir en los perfiles psicológicos de cada usuario con el fin de modificar su conducta.

    Lo que pasó fue lo siguiente, Cambridge Analytica creó un algoritmo similar al ya mencionado y lo colocó dentro de una aplicación inofensiva que te ayudaba a predecir tu personalidad. Muchos usuarios de Facebook, creyendo que era solo un juego, accedieron a esta aplicación para resolver el test, lo que no sabían es que los resultados del cuestionario, más la información obtenida al sincronizarse con Facebook fueron guardados para utilizarse posteriormente.

    Cuando llegó el tiempo de elecciones en EE.UU., Cambridge Analytica fue quien manejo la campaña de Trump. Para asegurar la victoria del candidato, compartió en el muro de Facebook propaganda personalizada de acuerdo a la personalidad de cada usuario y estos se decidieran por Trump. Además, se crearon noticias falsas en redes sociales, blogs y otros medios, de tal forma que durante las últimas elecciones presidenciales estos eran los temas que se debatían, provocando una posible incidencia en la victoria de Trump.

    ¿Y qué hizo Facebook? ¿Cómo permitió que esto pasara? Cuando este “truco electoral” se supo, tanto EE.UU. como el Reino Unido investigaron el papel de Facebook en este caso, para lo cual, Mark Zuckerberg argumentó que, aunque no es posible que una aplicación acceda a la información personal de los usuarios, no puede controlar que estos de forma voluntaria cedan su información a aplicaciones externas de la plataforma; es decir, que aunque parezca increíble, no hubo infiltraciones en los sistemas ni robo de contraseñas o de información sensible.

     cambridge-analytica

    Los riesgos de las aplicaciones

    Es imposible que Facebook deje de registrar tus datos o actividades, pero puedes confiar en que estos se mantendrán a salvo siempre y cuando manejes las políticas de privacidad adecuadas. No obstante, existen muchas aplicaciones divertidas que no pertenecen a Facebook, sino que vienen de páginas externas, como por ejemplo: “¿Cómo te verías siendo del sexo opuesto?”, “¿Qué dice tu horóscopo negro de ti?”, “¿Quiénes son tus admiradores secretos?”, “¿Con quién tendrías la relación más duradera?”, y muchos más.

    La mayoría de las veces, estas aplicaciones te piden como requisito sincronizarse con Facebook o Twitter para que puedas jugar, de esta forma pierdes todos tus derechos a la confidencialidad de tus datos personales. De acuerdo al Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y protección de Datos Personales (INAI), puedes compartir sin darte cuenta datos como el domicilio, intereses, hábitos, fecha de nacimiento, centro de trabajo, academia de estudios, sitios visitados, opiniones personales, fotografías, videograbaciones y comunicaciones privadas: más información que la que recibe una empresa cuando esta paga para crear su campaña publicitaria.

    Por ello, el INAI recomienda que, antes de acceder a cualquier aplicación, debes “conocer la política y/o aviso de privacidad, tanto de las aplicaciones como de las redes sociales, para saber si son acorde con tus necesidades. Es necesario verificar si la configuración del perfil de privacidad permite un control adecuado y suficiente de datos personales”.

    Esto es, no porque una aplicación aparezca en tu muro significa que sea segura, mucho menos si al abrirla te lleva a otra página web o te obligue a sincronizarse con Facebook. Para que te sientas más seguro, elige aquellas aplicaciones autorizadas por App Store o Google Store, y revisa los comentarios respecto a cada aplicación para conocer la calificación de la misma y tener un parámetro de su funcionabilidad y confiabilidad.

    El triunfo de Trump es solo un ejemplo, y aunque hasta la fecha todavía no puede ser comprobado la culpabilidad de Cambridge Analytica, podemos darnos una idea del enorme poder que tienen tus datos personales en manos equivocadas. Solo piensa esto, Facebook le cobra a las empresas por una segmentación obtenida a través de tus datos personales y actividades registradas en tu muro, pero con la seguridad de que nadie, a menos que des tu autorización, tendrá acceso a tus datos personales de forma directa; sin embargo, una aplicación desconocida, con ninguna política de privacidad, de autor desconocido y sin registro de sus verdaderas intenciones, ¿qué crees que podría hacer con toda esta bomba de información?

    Dejar un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *