Home / Blog / La historia de cómo San Valentín se convirtió en estrategia de marketing

    La historia de cómo San Valentín se convirtió en estrategia de marketing

    san_valentin

    Cada 14 de febrero, en México y en algunos otros países, celebramos el Día del Amor y la Amistad, un evento aprovechado por muchas marcas para elaborar diversas estrategias de venta y promociones que saturan la televisión, el radio y los medios impresos. Es tanta la invasión de contenido cursi y romántico, que terminamos convencidos que la única forma de pasar ese día es regalando tarjetas, cenas, globos, flores, bombones, peluches, chocolates y lindos detalles.

    El marketing digital no se puede quedar atrás, ya que también aprovecha esta tradición para crear contenidos especiales como copies, gráficos, videos, anuncios o promociones en redes sociales; y no olvidemos los videos de amor en YouTube, las dedicatorias en Facebook, o las discusiones sobre el término “San Valentín”, con una mención cada 48 segundos en promedio, según Social Mention.

    Tenemos claro que, aunque esta fecha tiene por tradición celebrar los sentimientos, el amor, el afecto y la amistad, es indudable la extraña forma de demostrarlo por medio de experiencias de consumo, donde los principales ganadores son las marcas, en especial los productores de flores y arreglos en casi todo el mundo. El amor no discrimina, no importa si eres pobre o rico, porque puedes comprar desde un chocolate en forma de corazón con cinco pesos, hasta un anillo de diamantes con valor de miles de dólares.

    Un estudio realizado por Tindeo.mx señaló que en el año 2017, 65 % de los mexicanos gastaron en productos y servicios para celebrar San Valentín, de los cuales los hombres gastaron una media de $ 1,450, mientras que las mujeres una media de $ 775. Según el estudio, los regalos favoritos para estas fechas son las cenas románticas, los bombones y las flores.

     

    ¿Quién fue San Valentín?

    El Día de San Valentín es una celebración con muchos siglos de tradición en todo el mundo, no obstante, la necesidad de demostrar el amor a través de la billetera es por culpa de las marcas, los grandes almacenes y una buena estrategia de marketing. Tiempo atrás, los romanos ya celebraban un acontecimiento similar con las fiestas lupercales, una celebración dedicada a la fertilidad, donde las mujeres esperaban ser golpeadas con látigos hechos de piel de cabras y perros, mojados en la misma sangre de estos animales, ya que creían que este ritual les otorgaba fertilidad. Sin embargo, esto acabó con la llegada de San Valentín, un santo romano.

    Allá por el siglo III, hubo un emperador llamado Claudio II, el cual prohibía a los jóvenes la unión en matrimonio, pues él pensaba que de esta forma serían mejores soldados, sin ninguna clase de atadura. Fue entonces cuando un sacerdote llamado San Valentín, al considerar el decreto como un acto injusto, se dedicó a casar a escondidas a varios jóvenes enamorados.

    Los rumores de las andanzas de San Valentín llegaron a oídos del emperador, el cual, celoso por el prestigio que este tenía, lo mandó encarcelar por medio de un oficial llamado Asterius, quien para ridiculizar al sacerdote le puso una prueba casi imposible, le pidió que si su religión realmente era la verdadera, debería poder devolverle la vista a su hija Julia, una chica  ciega de nacimiento. Sin dudarlo, Valentín aceptó y en nombre del Señor le devolvió la vista. Ateriurs y su familia se emocionaron tanto que se convirtieron al cristianismo sin dudarlo.

    Aun así, Valentín continuó preso hasta que el emperador Claudio ordenó que lo martirizaran y ejecutaran el 14 de febrero del año 270. En agradecimiento, Julia plantó un almendro de flores rosadas junto a su tumba; de ahí que el almendro sea símbolo de amor y amistades duraderos.

    Origen del 14 de febrero como evento comercial

    Años después, por los siglos 496 y 498 d.C., el papa Gelasio estableció el 14 de febrero como el día para honrar a San Valentín y, de paso, terminar con la fiesta de los lupercales de una vez por todas, una celebración pagana. Los restos mortales de San Valentín se conservan actualmente en la Basílica del mismo nombre, situada en la ciudad italiana de Terni (Italia). Cada 14 de febrero se celebra en dicho templo un acto de compromiso por parte de diferentes parejas que quieren contraer matrimonio al año siguiente.

    Los años pasaron y, a partir del siglo XV, la celebración del día de San Valentín se fue popularizando en Francia y Gran Bretaña, donde intercambiaban regalos y cartas de amor. Luego se fue poniendo de moda en otras partes de Europa como Alemania e Italia.

    El boom del día de los enamorados comenzó cuando este llegó al mercado estadounidense, cuando en 1842 Esther Ángel Howland comenzó a vender las primeras tarjetas postales masivas de San Valentín, conocidas como «valentines» con símbolos como la forma del corazón o de Cupido. Luego en 1913 la marca Hallmark comenzó a vender su primera edición de tarjetas de San Valentín. Desde entonces los negocios decoran sus locales con motivos románticos y te ofrecen descuentos e irresistibles ofertas en tiendas de ropa, perfumerías, agencias de viaje, cafeterías, supermercados, restaurantes, etc.

    A parte de las tarjetas (enviadas más de 900 millones todos los años) otros regalos se han ido popularizando como los bombones, las rosas rojas y, muy en especial, las cenas en restaurantes o las reservaciones en hoteles románticos. Pero este día no es solo para las parejas, también los solteros suelen divertirse planeando fiestas en sus casas o en locales alquilados para disfrutar una noche con amigos.

     

    Marketing para enamorados

    Días antes de la celebración más romántica del año, diversas marcas comienzan a jugársela con estrategias para marketing y el comercio electrónico para robarse el corazón de sus clientes. Es muy común que se piense que es una fecha sobrevalorada o pasada de moda; pero las estadísticas no mienten, de acuerdo al estudio Índice del Amor de MasterdCard se registraron 1,5 millones de transacciones a nivel global, y en días previos al 14 de febrero incrementó un 25 % de 2013 a 2015, evidenciando que los latinoamericanos están celebrando esta fecha especial cada vez más.

    Los patrones de gasto a lo largo de América Latina y el Caribe muestran que el 54 % de los latinoamericanos invitan a comer a sus seres queridos en restaurantes, la segunda categoría más grande (23 %) son las estadías hoteleras. El gasto en flores aumenta en un 92 % durante este periodo, y las joyas continúan siendo muy populares con un incremento de 67 % en ventas.

    A continuación te damos algunos tips para que planees una acertada campaña de anuncios para el día de San Valentín.

    • Crea imágenes que hablen por sí solas y conecten con los usuarios de manera natural y efectiva.
    • Ofrece descuentos, bonos y adiciones que puedan disfrutar exclusivamente en esta fecha, como concursos para parejas o interacciones que aumenten tu engagement.
    • Sube nuevas historias emotivas o divertidas a Instagram con mensajes relacionados con el amor, pero que transmitan los valores de tu marca.
    • Crea campañas de video Marketing con mensajes divertidos o emotivos.
    • Haz campañas graciosas para fidelizar a tu audiencia y estrechar una cálida relación entre marca y consumidor.
    • Crea sentido de urgencia en tu mensaje con frases como: “Últimos lugares”, “Promoción solo por hoy”, “Quedan pocos”, “oferta limitada”, etc.

     

    Sin duda alguna, esta es una gran oportunidad para conectar con tus clientes potenciales a través de las emociones, pues es una fecha en la que todos buscan sorprender y honrar a sus seres queridos. No pases desapercibido y trabaja en un plan que incluya excelentes diseños, publicaciones que contengan sentido del humor y mucha creatividad, frases que inspiren, recetas para cenas románticas o tips de pareja. No olvides estudiar la segmentación de tu público objetivo y un mensaje directo que conquiste a tus clientes.

    Así que ya sabes, sin importar que tu industria esté o no relacionada con la temática romántica, puedes aprovechar esta tradición para ser parte de la conversación y mostrarte como una marca amigable que siempre busca inspirar. Recuerda que no importa el producto, sino como lo promocionas.

    Dejar un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *